como tener fuerza de voluntad para hacer la dieta keto cetogenica sostenida en el tiempo y fase mantenimiento

¿Es necesario tener fuerza de voluntad para lograr perder peso?

La fuerza de voluntad está sobrevalorada. Los clientes que llegan a mis Programas casi siempre vienen con creencias del tipo “no he conseguido perder peso y mantenerlo porque no tengo fuerza de voluntad”, “si tuviera fuerza de voluntad haría lo que sé que tengo que hacer”. Y mi pregunta es…

¿Es verdaderamente un requisito “tener fuerza de voluntad” para lograr adelgazar?

El tema de la “fuerza de voluntad”  es un tema que me comentan tan a menudo que he decidido que se merecía una Newsletter completa. Para romper mitos. Para ajustar el enfoque. Para explicarte que lo que vivas desde el “esfuerzo y sufrimiento” no te va a llevar a un lugar donde quieras quedarte.

Y aunque entiendo que tu objetivo a nivel práctico pueda ser perder peso o adelgazar, yo me centro en ayudar a clientes a comprender que perder peso es más un “resultado” que un “objetivo” en sí mismo.

Perder peso es el resultado de llevar cierto estilo de alimentación que favorece la estabilización del peso corporal (dieta keto y ayunos bien planteados) y de encontrar los motivadores internos que te lleven a mantener los hábitos en el tiempo (foco mental).

¿Qué es la fuerza de voluntad?


La RAE (Real Academia Española) define la fuerza de voluntad como:

fuerza de voluntad

  1. f.Capacidad de una persona para superar obstáculos o dificultades o para cumplir con sus obligaciones.

La primera parte me gusta: “capacidad de una persona para superar obstáculos o dificultades” pero… ¿La segunda?… “Cumplir con sus obligaciones”… ¿Cómo te suena eso?

Cuando hablamos de “obligaciones” entendemos que es una fuerza exterior impuesta. Vamos, una exigencia que viene de afuera de nosotros mismos.

Pero lo importante no es tanto cómo lo describe la RAE, sino qué connotaciones positivas o negativas el concepto de “fuerza de voluntad” tiene para ti. Te animo a que lo medites 1 minuto.

¿Es la fuerza de voluntad un requisito para poder hacer dieta?

A menudo observamos la “fuerza de voluntad” igual que hacemos con la “creatividad”, creemos que la tenemos o no la tenemos. Pero lo cierto es que todos somos creativos y todos podemos tenemos la capacidad de tener fuerza de voluntad. Ambos son músculos que se entrenan.

El tema sin embargo es que la fuerza de voluntad sólo te puede servir para arrancar, dentro de una fase inicial pero...

Esto no dura para siempre.

La fuerza de voluntad no es una "fuente inagotable".

Más bien esa "fuerza de voluntad" debería convertirse en "disciplina", como explico en la Cápsulas Formartivas de mi Programa Campamento Keto, porque es lo único que nos va a mantener en el "después del después".

Pero la "disciplina" es una palabra... Que no nos gusta... ¿Verdad? 

7 Cambios mentales para hacer dieta que son más decisivos que la "fuerza de voluntad"

Lo interesante de la fuerza de voluntad es la determinación que tenemos de aplicarla aun sabiendo que los resultados no serán inmediatos.

Esto choca de frente con nuestra cultura, tan fanática de los resultados rápidos e inmediatos, indoloros, sin esfuerzo, vamos, “el más fácil imposible” que tanto nos gusta.

Entrenar la fuerza de voluntad significa poner la mirada más lejos, al medio-largo plazo, y saber que entre medio habrán obstáculos, distracciones, imprevistos pero que seremos perseverantes y no tiraremos la toalla a la primera de cambio.

Aquí van mis consejos y reflexiones para que enfoques tus esfuerzos con éxito:

En todo caso, aquí van mis consejos para focalizarte y darte más probablilidades de éxito en tu cambio hacia un estilo de vida keto realmente sanador.

#1 - Utiliza el enfoque "sólo por hoy"

A nuestra mente no le gustan las restricciones. Pensar “nunca más comeré/podré comer” es terrible. No alimentes así tu mente o estás condenado/a al fracaso más absoluto. Enfócate en el “sólo por hoy”: “Sólo por hoy no voy a consumir chucherías”. Verás que cambio.

#2 - Háblate en positivo, piensa en ti como "capaz"

Mucho cuidado con cómo te hablas y la historia que te cuentas. Tu subconsciente no tiene sentido del humor. Todo se lo cree. Asegúrate de hablarte en positivo y desde el “yo puedo, yo soy capaz”. Aunque al principio no te lo creas, solo repítelo como un mantra, hasta que lo tengas integrado.

#3 - Vive y siente la emoción de haberlo conseguido ya

¿Estoy hablando de la fuerza de la atracción? Bueno, algo por el estilo  Aquí lo importante no es lo que piensas, sino lo que sientes. Cierra los ojos y siente la emoción de estar ya en la meta, en tu objetivo conseguido. Siéntelo en el cuerpo, gózalo, intégralo. Y repite durante el día. No necesitas más que unos pocos segundos cada vez.

#4 - Si te caes, solo retoma

Las caídas son parte del aprendizaje. Cuanto más te caes, si aprendes, más reforzado/a sales. Lo importante es retomar, lo antes posible. Y abandonar la necesidad de perfeccionismos. Estar en la acción es la clave.

#5 - No se lo cuentes a todo el mundo

No hace falta que se lo cuentes a todo el mundo. Tu compromiso es contigo mismo/a. Nada más. No le debes ninguna explicación a nadie. Comparte con quien te quiera incondicionalmente y no te juzgue. El crecimiento personal no se explica fácilmente, solo se vive, y es un proceso complejo que no todo el mundo va a entender y apoyar.

#6 - No te busques excusas

Que si la navidad, que si las vacaciones, que si hace calor, que si hace frío, que si las vacaciones escolares… Las excusas no tienen límite, siempre podemos encontrar alguna. Lo mejor es planificar, anticipar y encontrar soluciones por adelantado para cada problemática.

#7 - Mejor hazlo acompañado/a

Si sientes que no puedes solo/a… ¡Busca ayuda! Aquí es donde los coaches nutricionales tenemos nuestro punto fuerte: a menudo hemos pasado por lo que tú estás pasando y además tenemos la formación y la experiencia para ayudar a otras personas a hacer la misma transformación. ¡Déjate ayudar!

Cómo trabajar la fuerza de voluntad cuando nuestro objetivo es adquirir hábitos saludables y equilibrar el peso:

Creo que la fuerza de voluntad puede ser necesaria al principio, cuando nos planteamos hacer cambios en nuestra alimentación que nos van a sacar de nuestra zona de confort.

A mis clientes en mi Programa Campamento Keto y en mis Asesorías de dieta cetogénica les ocurre que dejar ciertos alimentos y productos a los que son adictos les parece un mundo. Pero al final no es tan difícil como esperaban. Es más difícil pensarlo que en realidad hacerlo.

¿Lo consiguen a base de fuerza de voluntad o de toma de consciencia? Pues vuelvo a lo mismo, comienzan echando mano de su fuerza de voluntad y sus motivaciones, pero después hacen/hacemos un trabajo de toma de consciencia, de “anclaje” en el cuerpo. 

El objetivo es que comprendamos e interioricemos cómo ciertos alimentos nos aportan o nos restan energía y vitalidad, y cómo nos hacen sentir a nivel emocional y mental.

Desde esta comprensión, desde esta consciencia, vamos construyendo un enfoque mental que nos dirije hacia el respeto a nuestro cuerpo y sus necesidades, y a enraizar un estilo de alimentación que sabemos, conscientemente, que favorece que tengamos equilibrio emocional, mental y energía para parar un tren.

Nos concentramos en “lo que estamos ganando”, en el placer de conectar con nuestro cuerpo y nuestras emociones, y no en aquello “de lo que nos estamos privando”. Este es el click que lo cambia todo.

En el estilo de alimentación que yo propongo a mis clientes de mis Programas. 

Es un estilo de alimentación enfocado en la “abundancia” aunque sí que hay restricción a nivel carbohidratos y a nivel procesados. Porque es necesario. No nos engañemos. Yo no creo que se pueda perder peso solo con la fuerza de la mente. O al menos no todo el mundo va a ser capaz de lograrlo porque sí.

Y a parte de esto, mis Programas están enfocados a ayudar a las personas a combatir el hambre emocional y recobrar el poder sobre sus impulsos.

O sea, resumiendo, que hacemos juntos un proceso muy bonito en el que trabajo para movilizar a la persona del enfoque:

A) “Fuerza de voluntad – tengo que – me obligo a”

hacia el

B) “Yo elijo – yo merezco – yo me mimo – yo me respeto – yo me siento bien haciendo X y X”

Conclusión sobre la "fuerza de voluntad" para la pérdida de peso

La fuerza de voluntad puede ser un buen recurso para ponerse en marcha, para lanzarse, para comenzar.

Pero no es un buen lugar para quedarse y no hay que confiar eternamente en ella: la fuerza de voluntad se agota.

Lo esencial, para que logremos resultados a corto, medio y largo plazo, es que vivamos el proceso desde el disfrute, desde el placer, desde la coherencia, desde la autopersuasión, desde el amor… y no desde la obligación o la necesidad autoimpuesta.

¿Qué te ha parecido el post? Te animo a que compartas tu opinión en los comentarios, te espero!

16 comentarios en “¿Es necesario tener fuerza de voluntad para lograr perder peso?”

  1. Fuerza de voluntad es un buen recurso para apoyarse, acompañado de un cambio de lenguage como dices y una frase que me ha encantao..”solo por hoy” pero enfocado a lo positivo.
    No vale solo por hoy me harto de chucherias eso no.
    Buenas pautas Cristina
    Un abrazo

    1. Hola Virgina, gracias por tu visita y tu comentario. A mí también me gusta mucho la filosofía del “solo por hoy”, de hecho la adopté del reiki, que promueve este tipo de enfoque para tener paz interior. Pero lo de las chucherías, no vale, no 😀 Yo de verdad pienso que la fuerza de voluntad puede ayudar a arrancar con un plan de adelgazamiento, pero no debería ser un requisito a medio y largo plazo, porque no es una fuenta inagotable 😉 Un saludo, guapa,
      Cristina

  2. Hola Cristina,

    Yo también creo que la fuerza de voluntad es necesaria como la chispa lo es para el fuego. Pero luego, en mi caso, lo que me funciona muy bien es sentir que mis microesfuerzos diarios me aportan beneficios a corto.

    En el caso de la alimentación, por ejemplo, comer cada tres horas al principio me supuso un esfuerzo de adaptación complicado, pero ahora mi nivel energético es tan alto que no necesito más fuerza de voluntad.

    De los 7 pasos desde luego el última es el más potente, sin lugar a dudas.

    1. Hola Ana, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Yo también digo que esto es super importante, sentir los beneficios en el cuerpo, en las emociones en la claridad mental que se va recuperando, y anclar esas emociones en el cuerpo, para que luego ese sea el motor que dirija nuestras elecciones y no el sabor o placer que pueden producir dulces y procesados y demás. Asi lo aplico yo (aunque ahora ya es más un hábito que otra cosa) y así ayudo a hacer a mis clientes en los servicios de coaching nutricional. Y hacerlo acompañado siempre es más fácil, como lo sabes 😉 Un gran abrazi, guapa,
      Cristina

  3. En mi opinión es necesaria fuerza de voluntad para todo lo que hacemos. Creo que sin motivación intrínseca no hay nada que hacer. Da igual que te lo impongan, te critiquen o te marginen. Si no es tu prioridad no siempre encontrarás algo que será prioritario.
    Eso sí, si de verdad quieres y tienes ayuda mucho mejor. Gran artículo.

    1. Hola Mónica, muchas gracias por tu visita y tu comentario. “Motivación intrínseca”, eso me ha gustado mucho y creo que engloba justo lo que quiero decir. Motivación intrínseca en lugar de forzar e ir contrapelo. Si queremos adelgazar y mantener un peso saludable para siempre tenemos que hacerlo desde el disfrute y no machacándonos y sintiéndonos “privados”. Y como bien dices, tenemos que ponerlo como prioridad para poder hacer los cambios necesarios y no desistir. Un saludo, guapa,
      Cristina

  4. Hola Cristina,
    concuerdo contigo en que no solo se necesita fuerza de voluntad para bajar de peso. Es mas bien un conjunto de distintos elementos como la determinación, tener una estrategia, pensar de manera distinta, etc.

    Me gusto mucho tu consejo de “solo por hoy”. Usualmente nos enfocamos al final del camino y esto lo hace más difícil, pero con este nuevo enfoque se pueden lograr muchas cosas.

    1. Hola Tania, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Me ha gustado mucho tu apreciación sobre el conjunto de elementos para conseguir bajar de peso. Cuando mejor equipados estemos de recursos y herramientas, mejor, sin duda. Más fácilmente y con menos sufrimiento conseguiremos el éxito. Lo del “solo por hoy” es una maravilla. Lo podemos aplicar a cualquier área que queramos trabajar y lo hace todo infinitamente más fácil. Nos ayuda a enfocarnos, sin sufrir innecesariamente. Haciendo un poquito cada vez 😉 Un saludo, guapa,
      Cristina

  5. Hola Cristina.

    En mi vida solamente tuve que bajar de peso en una ocasión y fue como consecuencia de un cambio drástico de alimentación que tuve que incorporar debido a un asunto de salud. Es decir, fue más como un alegre e inesperado efecto secundario.

    Pero viendo a personas a mi alrededor, me doy cuenta que quieren pero no pueden bajar de peso por una cuestión de mentalidad.

    O sea, sí les hace falta poner más de su parte. Sobre todo al inicio, porque una vez arrancas y ves los resultados, el resto del camino se hace más fácil.

    Yo veo que lo más complicado es mantenerse en un peso. Cuando bajé, lo hice casi sin darme cuenta (de hecho, seguía bajando y seguía bajando) pero mantenerme en el peso que estoy ahora me cuesta trabajo y sacrificio.

    Así que, si no estás dispuesta a esforzarte y poner todo de tu parte, pues mejor te buscas un brujo para que te ayude 😉

    1. Hola Thania muchas gracias por tu visita y por compartir tu historia. A mí lo que me gustaría, lo que me encantaría, es que las personas pudieran verse por unos minutos del otro lado, o sea, habiendo conseguido sus objetivos y dándose cuenta de que A) Si sabes las claves de cómo hacerlo no es difícil B) Si enfocas la mente de manera favorable… ocurre que ni sufres ni te obsesionas C) Comer saludable y bajo en carbohidratos afecta favorablemente a cada área de tu vida y va más allá de la pérdida de peso: mejor descanso, mejor tránsito intestinal, mejores digestiones, mejor capacidad mental, mejor equilibrio emocional…
      El problema es que las personas ven el punto A y el punto B como inconexos, como si hubiera un mundo entre ellos, y no es cierto. La distancia es más corta de lo que parece. Solo hace falta una mente abierta y estar decididos a salir de la zona de confort. Y dejar los mitos de nuestra era atrás. Claro. Un saludo, guapa,
      Cristina

  6. Me han gustado mucho las reflexiones que nos dejas en tu post. Yo tambien pienso que la fuerza de voluntad es necesaria pero no como una obligación sino como el deseo de empezar a cambiar algo. Las obligaciones acaban cansando y más si haces una dieta.
    Creo como tu dices que lo importante es concienciarse y cambiar malos hábitos alimenticios o de vida y cuidarnos más y mejor. Lo que comemos es la energía que le damos al cuerpo o sea que mejor que sea de calidad. Y después de este cambio, como consecuencia llegará el perder peso.

    1. Hola Camí a l’Estel, muchas gracias por tu visita y tu comentario. Es cierto, a nuestro cerebro no le gusta sentirse “obligado”, “restringido”, “castigado”… Por ello es superimportante que trabajemos justamente sobre el enfoque mental que tenemos a la hora de perder pso, porque es fundamental para el éxito a medio y largo plazo, sin duda. Te mando un fuerte abrazo,
      Cristina

  7. Mas que “fuerza de voluntad” es tener disciplina e iniciativa de querer ya sea cambiar tu alimentación a una más sana o a ejercitarse, mientras que tengas disciplina y perseverancia el cambio vendrá solo, hay que ser constante eso sí, yo empecé a salir a correr no para bajar de peso sino para tener mayor condición y al principio fue algo difícil pero llevo un mes 🙂

    1. Hola Sandra, muchas gracias por tu visita y tu comentario. ¡Que bueno que hayas empezado a correr! Correr es muy adictivo y sienta fenomenal, aunque entiendo que no es un ejercicio para todos. Sobre todo las personas con mucho sobre peso. Me gusta lo de “disciplina” y “perseverancia” para perder peso, más que “fuerza de voluntad” en sí. Es más concreto y más enfocado 😉 Gracias por tu aporte, un saludo,
      Cristina

  8. María Sánchez Fabián

    Hola. ¡Que gran verdad! Me ha gustado mucho tu artículo sobre la fuerza de voluntad para romper mitos. Hace meses que empecé una dieta para adelgazar y los “tips” que nos das me han ido de perlas para poder lograrlo, y justo me ha parecido curioso el último de hacerlo acompañado porque así es como lo estoy haciendo en compañía de mi tía y nos va genial. Saludos.

    1. Hola María, mcuhas gracias por tu visita y tu comentario. Que bueno lo de hacer el plan de adelgazamiento con tu tía, si es que ya dicen que “la unión hace la fuerza” pero yo diría que es incluso más poderoso, es la “sinergía”, 1 + 1 no suman, sino que multiplican 🙂 A por todas guaga, te mando un abrazo y a seguir cuidándonos 😉
      Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.