dieta keto para siempre en el tiempo razones personales para no salir de keto testimonio

Mis razones personales para “no salir” de la dieta keto

Soy dietista certificada y llevo una dieta cetogénica desde hace casi 5 años y no pienso abandonarla ya que me ha proporcionado un peso correcto y una salud que no conocía.

Fíjate si este proceso de cambio ha sido importante y decisivo para mí que llegué a volver a estudiar y obtener mi certificación oficial en dietética y nutrición para poder ejercer formalmente esta bonita profesión de ayuda a la salud y ayudar a más personas a mejorar también.

Te comparto hoy mi experiencia y testimonio para que te sirvan de motivación y para que te ayuden a conocerme un poco más. Piensa también que para iniciar esta andadura yo también tuve que empezar a hacer buenas decisiones alimentarias diarias y hacer ciertos cambios mentales que ayudan adoptar la dieta keto.

cristina piriz dietista dieta keto cetogenica antes y despues cambio testimonio experiencia perdida de peso


¿Qué problemas de salud he revertido gracias a la dieta cetogénica? Mi testimonio

En estos 5 años de dieta cetogénica puedo decir que me he dicho adiós:

  • A mis kilos de más.
  • A mi dolor de ciática.
  • A mi herpes zoster.
  • Al insomnio y un descanso que no era nunca reparador.
  • A mis cacas blandas y frecuentes cada día y a todas horas.
  • A los pedos y malestares intestinales.
  • A la barriga "de embarazada" que me caracterizaba.
  • A mi tremendo complejo de gordi.
  • A la sensación de incomodidad al hacer ejercicio.
  • A la "ropa que disimula".
  • A cualquier resfriado, dolor, malestar (es que de verdad, no me enfermo nunca ni me duele nunca nada, toquemos madera).
  • Y he dicho adiós a cualquier polvo mágico, suplemento milagroso, dieta de moda, que sólo me sacaba los cuartos, pero no los kilitos.


¿Por qué elijo la dieta cetogénica como estilo de vida permanente? Mi testimonio

Estas son mis razones para haber adoptado la dieta cetogénica como estilo de vida permanente del cual no pienso salir:

  • Me permite comer de forma deliciosa y abundante y estar (sin oscilaciones ni dificultades) en un peso perfectamente saludable en el que me siento super bien (Si conoces mi historia, siempre he tendido a ser gordita, y yo también vengo de haber hecho mil dietas estúpidas y sin sentido en mi vida).
  • De hecho estoy en un peso de mantenimiento que tengo establecido entre los 57-58kgs (para oscilar de arriba a abajo sin complicarme)... Y creo que no pesaba eso desde que tenía... ¿12-13 años?
  • Me ha equilibrado a nivel emocional e interno hasta el punto de dormir, casi cada noche, como un bebé (antes padecía trastornos del sueño que me tenían agotada y muy ansiosa).
  • Siendo lo glotona que soy, he conseguido comer por hambre real y hasta estar saciada, en lugar de comer hasta quedar en coma.
  • No me pillo ni un resfriado. No me he enfermado jamás en estos casi 5 años largos en Keto. No he vuelto a ver aparecer el herpes zoster que me salía en el labio 2-3 veces al año.
  • Voy al baño 1 o 2 veces al día y super bien. Antes de Keto iba 5-7 veces al día y mis caquitas eran blandengues, de color demasiado claro y horribles (¿Síndrome de intestino irritable nunca diagnosticado? Probablemente.)
  • Se me fueron los gases y dolores de panza que tenía cada 2 por 3.
  • Me ha liberado de tener que estar pensando "qué como" 4 veces al día. Ahora como 2 veces al día (a veces incluso 1) y divinamente.
  • Ya casi no sé lo que es el síndrome premenstrual. Y además oscilo apenas unos pocos gramos en "fase regla", no lo que retenía antes (podía subir hasta 2kgs en esos días o más, sintiendome como una bomba a punto de estallar).
  • Me siento deshinchada, energética, fuerte, en forma, en paz, en armonía, en coherencia... E incluso he pasado a lo que para mí es la siguiente fase: el trabajo de masa muscular, el ejercicio físico inteligente y la búsqueda del fitness real.


Tuve sobrepeso en mayor o menor grado durante toda mi vida adulta y cometí muchos errores en la alimentación aunque yo creía que estaba comiendo bien y sano. Y luego decidí comenzar la dieta cetogénica y ya no ha habido vuelta atrás.

A veces cuando hablo con otros profesionales de la nutrición y les comento a mis compañeros de profesión que hago keto non-stop me miran atónitos y me sueltan: "¿Por qué hacer keto todo el tiempo? ¡Tú ya estás en forma!"

¡Claro! ¿Para qué hacer keto si "ya no necesitas adelgazar más", no?

Pues por todo lo anterior de la lista, que no es poco señores... 

Y es ahí que me doy cuenta de que yo estas cosas ni me las planteo. Esta es, desde hace mucho tiempo, mi forma de alimentarme y comprender la vida y la salud. Es parte de mí. Como mis brazos o mis piernas.

¿Me sorprendo de tener brazos y piernas? No, simplemente están ahí, por fortuna. Con mi dieta de hoy ni me lo planteo. Es como una parte más de mi cuerpo. Y ya está.

¿Realmente crees que pudiera yo pensar en renunciar a todo esto... y encima comiendo super rico y super saciante?

Pues bueno. Que piensen lo que quieran. Yo a la mía. Conmigo misma y con esos maravillosos clientes que apuestan por mí. Y la verdad ya ha caído y seguirá cayendo por su propio peso.

Un gran abrazo,

Cris

Recomendación de Cris: "¿Sabes que cada día envío a mi Comunidad Gratuita una Newsletter llena de información valiosa sobre Dieta Cetogénica, Ayuno Intermitente y cómo alcanzar un estado de salud óptimo? Suscríbete desde el botón... ¡Te espero!

2 comentarios en “Mis razones personales para “no salir” de la dieta keto”

  1. Adela Emilia Gómez Ayala

    Muy bueno tu post Cristina.

    Muchos de esas personas necesitan ser escuchadas y entendidas, en lugar de ser vistas como seres desequilibrados en los que todo está en su cabeza.

    Por encima de cualquier enfermedad, está el enfermo que hay detrás.

    Un afectuoso saludo

    1. Hola Adela Emilia, gracias por tu visita y tu comentario. Pues estoy muy de acuerdo, ver a la persona detrás es esencial, y no sólo el cuerpo físico puramente dicho. Que diferente sería todo si los medicos tuvieran más tiempo que emplear en cada paciente y le pudieran escuchar de verdad…
      Un saludito,
      Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *