ventajas de confiar mas en los demas

¿Crees que puedes confiar en los demás? Razones por las que te conviene desconfiar menos y arriesgar más

Confiar en las otras personas puede dar un gran impulso a tus niveles de felicidad. Además, como decía mi abuelita, “el que no confía no es de fiar”, y quizás no le faltaba razón porque es a través de nuestros propios filtros como vemos la realidad.

Quizás estas pensando: “me encantaría poder confiar más en los demás pero no es posible, tengo que mantenerme alerta si no quiero acabar decepcionado, o peor aún, engañado”.

Pero hay cosas que ocurren cuando decidimos arriesgarnos y confiar más en las otras personas.

Por que todo en esta vida va y vuelve, en lo que nos enfocamos es lo que tendemos a encontrar, y sin confianza, no podemos bajar capas y llegar a intimar con nadie, perdiéndonos la magia de conectar verdaderamente con los demás personas.

La gente en la que confías tiende a comportarse confiando en ti de vuelta

Los investigadores han encontrado incluso una razón biológica para esto: cuando confías en otros, una hormona llamada oxitocina se libera.

Algunos investigadores llaman a esta hormona “la molécula de la confianza”.

Es la misma molécula que se libera cuando dos personas se aman.

También es la misma molécula que se libera cuándo una madre alimenta a su bebé.

 

¿Por qué a nos cuesta tanto confiar en los demás?

  1. Estamos programados más a desconfiar que a confiar en los demás, y más aún en el caso de los extraños. Nos inculcaron el miedo a los extraños siendo niños. Nos dijeron que los demás a menudo nos envidian y quieren poseer lo que poseemos. Sin embargo debajo de toda esa programación existe la necesidad humana fundamental de pertenecer y de establecer redes de confianza e intercambio mutuo desinteresado.
  2. El efecto de los medios informativos: prensa, televisión, etc. nos presentan una tras otra noticias devastadoras de minan nuestra confianza en el ser humano.
  3. Y por si no fuera poco están las historias negativas que nos contamos y nos repetimos sobre momentos en los que alguien nos traicionó o nos engañó. Historias que deberiamos volver a reescribir apuntando a una interpretación menos enfocada en nuestro ego. Esa persona “hizo algo” desde su estado de conciencia, no “nos hizo algo” justo a nosotros por ser nosotros.

 

¿Qué es la confianza proactiva?

Es la elección consciente que hacemos de confiar en otras personas sin saber en realidad si son dignos de confianza o no.

No se trata de confiar a diestra y siniestra como ilusos, sino de confiar en la bondad humana como principio de vida, y probablemente tendremos más tendencia a encontrar bondad que maldad en nuestro camino.

Confiar en los demás implica una compensación entre riesgo y recompensa.

¿Qué beneficios nos aporta la confianza proactiva?

1) Tomamos parte en la construcción de una cultura de mutua confianza. Date la oportunidad ayudar a crear un mundo mejor, y esto te hará sentir mejor a cambio. Nuestra verdadera naturaleza es la de ser amables y generosos, serviciales y solidarios, y nos importa que nuestras acciones tengan un impacto beneficioso en los demás. Y cuando satisfacemos estas necesidades nos sentimos naturalmente más felices y satisfechos.

2) Aumentamos las posibilidades de crear en torno nuestro una red de relaciones de confianza. Lo que das tiende a ser lo que recibes, lo que ves en los demás suele ser un reflejo de ti mismo proyectado al exterior. La confianza es un pilar esencial en todas las relaciones, a todos los niveles. ¿Quién sabe qué nuevas puertas te abrirás? ¿Amistades nuevas, sinergias, colaboraciones? Cada persona tiene un universo que compartir. Ábrete y confía en las posibilidades de aprendizaje y crecimiento que la vida quiere traerte.

3) En lo que te enfocas es lo que sueles atraer a tu vida. Si vives bajo sospecha de todo y de todos, es probable que la vida te pruebe que estás en lo cierto. Si vives enfocado a desarrollar relaciones de mutuo apoyo, respeto y confianza, y crees profundamente en la bondad natural del ser humano, es probable que la vida te pruebe también que estás en lo cierto. ¿Con cuál te quedas?

He confiado y me han fallado… ¿ahora qué?

Es bueno tener una estrategia para minimizar el daño psicológico de que te fallen o te engañen. Los esfuerzos deben ir hacia el aprendizaje y la aceptación, aunque inicialmente cueste mucho.

A tener en cuenta:

  • Si el tema es material, perder algo de dinero no nos va a cambiar esencialmente la vida.
  • No dejes marchar impunes a aquellos que te engañen. Explica como te sientes respecto a sus acciones. Quizás ha habido un malentendido o hay algo más que no conocias. Pero no los hagas responsables de tu felicidad/infelicidad. Haz esto sin sentirte moralmente superior ni buscar venganza.
  • Empatiza con las razones que han podido llevar a esa persona a engañarte. Probablemente ha actuado como mejor sabía/podía. Piensa que si estuvieras en su lugar quizás hubieras hecho lo mismo o parecido.
  • Agradece a la vida que desde tu lugar de abundancia no sientes la necesidad de engañar a otros.
  • Aprender a perdonar y dejar ir sentimientos negativos. Libérate de cargas inútiles que te restan potencial. Al final tu veneno te mata esencialmente a ti.

Y tú ¿ en qué lado de la balanza te encuentras? Te animas a contármelo en los comentarios? ¡Te espero!

Un saludo,

Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.