estrategias exitosas para mejorar tu alimentacion

10 Estrategias exitosas para mejorar tu alimentación

Aparentemente todos queremos mejorar nuestra alimentación y elegir alimentos más saludables pero… ¿Lo conseguimos? ¿Por qué fallamos tan a menudo? ¿Qué nos falta para lograrlo?

Pues es sencillo: Quizás tenemos muchas ganas, pero nos falta tener unos objetivos claros, una buena estrategia, y algunas herramientas efectivas para afrontar esos momentos difíciles con más éxito.

Hoy comparto contigo 10 ingredientes del plan estratégico que yo utilizo en mi Servicio de Consulta Online para Dieta Cetogénica para ayudar a mis clientes a mejorar su estilo de alimentación de forma efectiva. Te los cuento en un video de 10 minutillos 🙂

10 Consejos de Coaching Nutricional para mejorar desde hoy tu alimentación (con éxito)

 

Te animo a que te suscribas a mi Canal de Youtube 💕

Este es el primero de muchos videos llenitos de consejos prácticos para ti 😉

 

Y si prefieres leer en lugar de ver el video, aquí te hago un resumen esquemático 🙂

#1 - Identifica tus objetivos

Las personas me comentan a menudo: “Quiero comer menos dulces” “Quiero picar menos entre las comidas” “Quiero saber parar cuanto estoy llena”… ¿Y qué problema hay con esto? Que son objetivos generalistas y poco definidos.

Elige un aspecto de tu alimentación que quieres mejorar y…

  • Define claramente tu objetivo y ponle fecha.
  • Sé muy concreta y concisa con lo que quieres conseguir.
  • Te reto a que empieces por el más difícil y que más miedo te de. Cuando veas que no era tan complicado de conseguir querrás ir a por más 🙂

#2 - Traza un plan para conseguir tus objetivos y sé realista

Las personas que llegan a mí llegan a menudo muy ansiosas por mejorar su alimentación.

Han tocado fondo y están en un momento de “todo o nada”, dicen estar dispuestas a hacer “lo que haga falta” y quieren resultados rápido.

Yo digo siempre que paso a paso, un pasito cada vez y en firme. Es lo mejor. Y hacer una buena planificación semana a semana.

  • Planea semanalmente.
  • Ponte 1 o 2 cambios (máximo) para realizar cada semana.
  • Cada mejora cuenta, cada paso es importante.

#3 - Identifica tus disparadores

La alimentación emocional es un tema importante y merece una atención especial.

Es esencial que identifiques las situaciones y los ambientes en los que tú pierdes el control y saboteas tus buenos propósitos de alimentación saludable.

Además de identificarlos, lo ideal es que desarrolles herramientas poderosas para poder hacerles frente con éxito.

  • Lleva un diario un diario nutricional en el que tomes nota de lo que comes y bajo qué estado o circunstancias lo comes.
  • Anticipa situaciones.
  • Desarrolla estrategias y herramientas que te ayuden a mantener el control.

#4 - No pares, sigue sigue

Da por supuesto que en ocasiones vas a fallar y no vas a conseguir lo que te has propuesto.

Lo importante es no parar. Incluso las caídas son parte del camino para convertirte en la persona que quieres ser.

Y muchos cuidado con los pensamientos y creencias que bloquean la pérdida de peso.

  • La perseverancia en tus objetivos es lo que marcará tu éxito.
  • Caer está permitido pero levantarse y continuar es una obligación.
  • Date algunos “caprichos controlados” dentro de una regla de 80/20 (80 dieta saludable, 20 alimentos no tan saludables).

#5 - Toma nota de tu progreso

Puede hacerse junto con el diario nutricional o por separado.

La satisfacción de rellenar tu libretita y anotar tu progreso es indescriptible 🙂

  • Apunta tus objetivos, fechas y progresos en una libreta.
  • Está demostrado que apuntar nuestros objetivos y progresos por escrito nos da 90% más de posibilidades de lograr lo que nos proponemos.
  • Conviértete en una persona hacedora y enfocada 🙂

#6 - Continúa aprendiendo

El aprendizaje como filosofía de vida, ¡si señor!

  • Elige libros, mentores, profesionales de la alimentación saludable que resuenen contigo y nunca dejes de ser curiosa.
  • Toma la determinación de ser una eterna aprendiz, capaz de cuestionar tus propias creencias.
  • Experimenta, prueba, juega, intercambia información, recicla viejas ideas.

#7 - Compra comida sana

Sí, parece una obviedad pero estamos llenos de contradicciones ¿Por qué compramos la comida que sabemos que no nos interesa comer?

  • Ve al supermercado con el “modo consciente ON”.
  • No metas en tu casa al enemigo.
  • Bastante tienes ya con el bombardeo de comida poco saludable que recibes a diario en la publicidad, la tele, en la calle…

#8 - Haz tiempo para hacer ejercicio físico

A mi modo de ver no hay vida saludable que valga si no existe cierta cantidad de ejercicio físico en nuestra rutina semanal.

El ejercicio físico, aparte de ayudarte a mejorar la musculatura y el metabolismo (entre otras muchas cosas) también:

  • Te ayudará a crear esa “mentalidad de salud” y ese estado físico tan agradable que te ayudará a hacer buenas elecciones alimentarias.
  • Será muy útil para poner el chip en “modo saludable ON” y verte y sentirte bien.
  • Te será más fácil desvincularte de la comida basura que te baja la energía.

#9 - Derriba tus barreras y forma hábitos

Dicen que toma 21 días formar un hábito. 

Yo digo que puede tomar incluso menos cuando objetivamente vemos las mejoras en energía, salud, capacidad de descanso e incluso en el cinturón que vamos a experimentar con nuestra nueva alimentación más saludable y menos tóxica.

  • Recuerda que incluso el paladar puede cambiar.
  • Derriba las barreras mentales que te hacen creer imposible lo posible.
  • Con los buenos hábitos alimenticios que vas a desarrollar sólo puedes GANAR. Ganar bienestar, ganar salud, ganar energía, ganar años de vida.

#10 - Hazte la pregunta mágica...

Esta estrategia a mis clientes les viene genial. Y la voy a compartir contigo.

Los coaches sabemos que en verdad a veces todo es tan sencillo como empezar a hacernos mejores preguntas 🙂

  • Cuando estés en una situación en la que vas a cometer un pequeño/gran crimen relacionado con comida basura o poco saludable…
  • Pregúntate: ¿Qué haría una persona que se quiere, se cuida y es inteligente en esta situación?
  • … ¿Puedes vislumbrar como esta pregunta lo cambia todo?

                                                     ¡CLARO QUE PUEDES!

guia gratis pdf descargable dieta keto cetogenica online
.

Quizás piensas en este momento “Cristina, no me has dicho nada nuevo, eso ya me lo sé”. Y yo digo… sí, pero… ¿lo aplicas? ¿con regularidad? ¿cada día? 🙂

Y es que en tomar acción está la clave de todo logro, sea lo que sea que te propones.

Y a ti… ¿qué es lo que te cuesta más en lo referente a llevar una alimentación saludable y nutritiva? Te espero en los comentarios, me encantará leerte 😉

Un saludo,

Cristina

12 comentarios en “10 Estrategias exitosas para mejorar tu alimentación”

  1. Hola Cristina,
    Muy buenas todas tus estrategias. Yo añadiría en la de comprar comida sana, hacer hincapie en el momento del día en que vamos a comprar. No es lo mismo cuando acabas de comer que a última hora del día cuando estás cansado, con hambre y comerías cualquier cosa. El cerebro en ese momento dice ” aquí voy a estar yo ahora pensando en lo que es sano y lo que no”, y acabas llevándote los productos más inútiles nutricionalmente hablando y que suelen ser bombas de relojería en cuanto a su contenido en grasas y azúcares. Sin embargo ir cuando ya has comido, te ayuda a ajustarte más también a la lista de la compra (lo que por otra parte también es una ventaja para la economía de la casa) y no comprar tantas “guarrerías”, doy fe de ello, clínicamente probado, jajaja.

    Por cierto, he estado viendo algunos de tus otro posts y me encanta “the cow”, es muy monaaa 😉

    1. Hola Ana, gracias por tu visita y tu comentario 🙂 La vaquita sigue ganando fans, jejejeje, tan mona ella y tan salada, no es para menos 😀 En cuanto a hacer la compra con o sin hambre… mira… yo es que tengo otra forma de verlo. Entiendo que sí, que pueda ser más difícil para la mayoría de personas hacer buenas elecciones cuando van a comprar con hambre pero… eso es como decirle al ex-fumador que no vaya a bares o ambientes donde otros fumen. El verdadero ex-fumador consciente odia el tabaco y todo lo que le recuerde a él, ya no “sufre”. O sea, quiero decir que cuando de verdad ganas conciencia y cambias hábitos radicalmente, esa comida poco saludable ya ni te atrae, o sea, es que ni existe para ti. Además cuando vamos por la calle (con hambre o sin ella) también estamos bombardeados con el aroma y los productos que vienen de las pastelerias, de las hamburgueserías, de los puestos de patatas fritas… ¿Qué hace que nos atraiga esta comida o no? ¿El hambre? ¿El hábito? ¿El confort que nos proporcionan? ¿Esa sensación de felicidad efímera? Esto es lo que habría que analizar 🙂 Yo voy al super cuando tengo hambre sin problemas, y me compro unos frutos secos crudos sin sal y un plátano y me quedo tan a gusto. O me compro un tofu para hacerlo rápidito en casa con una ensalada.
      Me parece super interesante el tema, me da ganas ahora de crear un video… 🙂
      Un besote guapa, gracias por el aporte,
      Cristina

  2. ¡Hola Cristina!
    Me quedo sobre todo con esos motivos, o situaciones, que nos hacen flaquear. Tenerlas identificadas seguro que me ayudará a anticiparme. Precisamente una de ellas, en mi caso, está relacionada con el consejo 7. Si no tengo comida sana en la nevera, termino decantándome por alternativas rápidas no tan nutritivas.

    Un abrazo

    1. Hola Amaya, gracias por tu visita y tu comentario. Sí, es muy importante lo que metemos en casa, seguro. Si llenas la nevera de verdura y fruta seguro vas a organizarte para prepararla y comerla, sabiendo que si no se va a estropear. Y para picotear es bueno que hayan algunos frutos secos crudos sin sal, o incluso dátiles para comer uno si se siente “ganas de dulce”. Pero como digo yo, no hay que meter el enemigo en casa 😀 Bastante rodeados estamos ya de comida basura, ¡desafortunadamente!
      Un abrazo, guapetona,
      Cristina

  3. Cristina, muy buenos consejos. Voy a dejar tu post a la vista para poder leerlos cada poco. Yo veo la dificultad en tener que cocinar, que a mi no me gusta nada, y me quita todas las ganas de cocinar, incluso la comida nada sana, no creas.

    Un abrazo.

    1. Hola Raquel, gracias por tu visita y tu comentario. Me alegro que te haya parecido útil el post 🙂 Muchas personas me comentan esto de no disfrutar cocinar y ay ay ayyy, no sé que hacer con esto 🙂 Sólo puedo decir que hay que buscar la base de esas creencias, reestructurarlas, darles la vuelta y empezar poquito a poco a disfrutar más de los procesos empezando en una escala de más sencillito a más elaborado. A mí me gusta tanto preparar platos que me cuesta entender que otros no lo disfruten como yo jjeje
      Te mando un fuerte abrazo,
      Cristina

  4. Hola Cristina,

    Últimamente, creo que di con la clave que me frenaba, para avanzar en mi propósito de girar el rumbo hacia un alimentación más sana: no estaba 100% mentalizada.

    Es cierto que quería cambiar, pero no estaba dispuesta a “pagar el precio” o a hacer el esfuerzo necesario. Desde que me lo tome más como un estilo de vida, que como una dieta, soy capaz de seguir mejor las directrices y soy más consciente de lo que como.

    Tener un para qué claro y que sea importante para ti, diría que es lo más importante.

    Un saludo enorme.

    1. Hola Conchi, gracias por tu visita y tu comentario. El cambio de mentalidad que me comentas me parece esencial. En mis programas de coaching es el cambio de mentalidad (junto con anotar todo en el diario de alimentación) con lo que empiezo. Que la persona pueda enfocarse en el cambio desde una perspectiva de yo puedo y yo gano es vital para el éxito y para disfrutar el proceso. Y el “para qué” también, por supuestro, detrás de él se esconde la motivación que va a actuar como un motorcillo a nuestro favor. Así que te felicito por estar en la honda del éxito 😉
      Un abrazo grande,
      Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.