7 Razones de peso para apostar por la medicina natural

Si eres como yo, probablemente creciste con la medicina alopática (convencional) como único recurso a tus problemas de salud.

Cuando eras niña y tenías una infección te llevaban al médico de cabecera y este a menudo te recetaba antibióticos y otros fármacos.

Tus padres te ponían cualquier vacuna o tratamiento que prescribiera tu médico sin dudar ni un solo segundo de su autoridad y criterio. Tampoco buscaban una segunda opinión cuando se presentaban temas serios.

Sin embargo te hiciste más mayor y en algún momento te diste cuenta que los remedios de tu abuela, por ejemplo, además de ser “simpáticos”  o “raros” también son a menudo altamente efectivos y seguros.

Quizás después descubriste la medicina natural y todas las terapias alternativas que existen y te quedaste maravillada. Esto, ciertamente, me ocurrió a mi.

Las ventajas de la medicina natural son muchas y variadas: es más humana, es preventiva, es causal, es educativa, es sostenible, es respetuosa con la persona y el medio ambiente, es responsable, y no presenta efectos secundarios.

Definiendo el concepto de salud

La OMS define la salud como: “Un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

También podríamos decir que la salud es el estado de silencio del cuerpo cuando todo está funcionando correctamente.

Otro termino para describir este estado es “homeostasis”, un equilibrio interno de todos los órganos y funciones corporales.

Criterios médicos y variedad de enfoques

Entre los distintos criterios médicos que existen podemos distinguir: el criterio alopático (medicina oficial de nuestros días que se estudia en las universidades), el criterio homeopático, la medicina tradicional china, la medicina ayurvédica, y la medicina natural.

Podemos hablar de medicinas “alternativas” cuando nos referimos a terapéuticas fuera de la medicina alopática, o medicinas “complementarias” cuándo se entremezclan estas terapéuticas con tratamientos alopáticos convencionales  con el fin de unir fuerzas y potenciar el proceso sanador.

Tipos de medicina hay varios, pero la mejor de todas será la medicina que cura sin producir efectos secundarios en otras partes del organismo. La medicina natural, por ejemplo,  apuesta por este enfoque.

Razones de peso para apostar por la medicina natural

#1 – La medicina natural es un criterio médico basado en la potenciación de los procesos naturales de curación de que dispone el organismo.

Esto viene del antiguo concepto hipocrático de la vis medicatrix naturaeo lo que es lo mismo, la fuerza curativa natural que posee nuestro organismo y que le dirige en todo momento hacia la salud, buscando la curación cuando cae enfermo.

Así  los huesos rotos tienden a formar callosidades y soldar las fracturas, las heridas cicatrizan, y la fiebre aparece como solución efectiva ante infecciones.

#2 – En la medicina natural hay una visión global de la persona (cuerpo, mente, espíritu).

El individuo se ve como un conjunto y lo desde el concepto de globalidad, considerando todos los niveles (cuerpo, mente, espiritu).

Por lo tanto la medicina natural no trata “enfermedades” sino a personas enfermas, ya que cada paciente es único y cada caso es totalmente distinto de los demás.

Tanto en el proceso de enfermar como en el de sanar interviene la parte física, pero también la emocional y la espiritual de cada persona.

#3 – En la medicina natural se usan (preferentemente) remedios naturales y terapias lo menos agresivas posible.

Se evitan los tratamientos que generen efectos secundarios, según la norma hipocrática de primum non nocere (“sobre todo no perjudicar”).

El énfasis se pone en potenciar los mecanismos propios del organismo en lugar de combatirlos con tratamientos sintomáticos.

Los remedios naturales utilizados incluyen: la dieta, el agua (hidroterapia), el sol (helioterapia), la tierra (geoterapia), las plantas medicinales (fitoterapia), las terapias depurativas (lavativas, ventosas), el ejercicio o el reposo, las terapias manuales (drenaje linfático, quiromasaje, osteopatía),  terapias para el tratamiento de la esfera psico-emocional (flores de Bach, constelaciones familiares, arteterapia, constelaciones familiares).

#4 – El médico o terapeuta naturista educa para la salud.

La medicina naturista más que una “medicina de enfermedad” es una “medicina de salud”, donde se potencia la educación, la prevención y el autoconocimiento.

Se ofrece al paciente recomendaciones higiénico- dietéticas para facilitar la prevención activa de las enfermedades, un tratamiento de base para el restablecimiento de la salud, y se promueve el autoconocimiento por parte del paciente.

También se precisa de la participación y compromiso activo del paciente en el proceso de sanación.

#5 – La medicina natural implica menor coste económico.

Los medios terapéuticos empleados en medicina natural son sencillos, baratos, asequibles y no iatrogénicos (no presentan efectos secundarios indeseables).

El médico natural prescribe menos medicamentos, requiere menos pruebas diagnósticas y menos hospitalización e intervenciones quirúrgicas a sus pacientes.

Sin embargo, la medicina natural aún no está integrada en el sistema público de sanidad por lo que el paciente deberá abonar el coste de la visita.

#6 – La medicina natural favorece una mejor comunicación con el paciente.

La medicina natural retoma la base de una buena comunicación ente el paciente y el profesional, se establece una escucha respetuosa y activa, y se toma el tiempo para una investigación detallada de las causas y la evolución de la enfermedad, así como sobre el estilo de vida del paciente.

#7 – La medicina natural empodera al paciente.

La medicina natural además cree que la disposición mental del enfermo juega un papel fundamental en su curación. Esto empodera a las personas y los convierte de elementos pasivos y reactivos, a elementos activos y proactivos del proceso de sanación.

Me encantaría escuchar tu opinión sobre la medicina natural vs. la medicina alópatica y te invito a que dejes tu comentario en el hilo que encontrarás más abajo.

Un abrazo,

Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.